El caos se alimenta de más caos

✺ Los reflejos, más allá de lo que opinaba Borges de que son abominables porque reproducen al hombre, son una muestra de que eso que llamamos ❝realidad❞ es una palabra que hace referencia a una situación que, por supuesto, ahora no corresponde a lo que se aludía con ella hace, digamos, 50 años. En el mundo lineal de la televisión y la radio y los medios impresos, la ❝realidad❞ se ajustaba a las experiencia cotidianas de hombres y mujeres, pero ahora ya es muy difícil clasificar esa multicitada ❝realidad❞ con lo que vivimos en la era digital. El caos se alimenta de más caos. El timeline de mi vida mental se nutre de cientos contenidos basura, o spam, que busco en las pantallas de la computadora o el teléfono celular. Imágenes mentales que a su vez chocan y se disparan hacia sitios donde el vacio y el artefacto recrean un ❝mundo❞ con una nueva lógica. La lógica de ser felices un momento, un instante; la alegría duradera de un fugaz retuit o una llamada telefónica. Así, en esas brechas que se abren entre las necesidades inventadas y las necesidades de siempre (como comer, dormir o el sexo) se inauguran cientos de oportunidades de un nuevo ser sin identidad, tecnologizado, sin memoria y sin la oportunidad de conocer hacia dónde va. Bueno, al menos eso es lo que pienso cuando veo este reflejo de un lago de la ciudad de México.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: